Flash ha muerto: YouTube se pasa al HTML5 como tecnología principal

Flash ha muerto: YouTube se pasa al HTML5 como tecnología principal

YouTube ha anunciado este miércoles que a partir de ahora su reproductor de vídeo web por defecto será HTML5 y no Adobe Flash. Por tanto, HTML5 será a partir de ahora el formato estándar para los vídeos en este servicio en los navegadores Chrome, Internet Explorer 11, Safari 8 y las versiones beta de Firefox.

En este cambio, el objetivo de YouTube es ofrecerle mayor flexibilidad a los desarrolladores, y consumidores y aportar un beneficio que para los ingenieros se extiende “más allá de los navegadores web”.

YouTube comenzó a experimentar con este formato en 2010, aunque en aquel momento consideró que era limitado, por lo que no lo convirtieron en su plataforma de cabecera. A medida que ha ido pasado el tiempo, HTML5 ha ido mejorando y cogiendo más fuerza. De acuerdo con el ingeniero de Google Richar Leider, “ha llegado el momento de deshacerse de Flash por envejecimiento en favor de HTML5, que se utiliza actualmente en las smart tv y otros dispositivos de transmisión”.

En su argumento menciona cinco avances que han hecho de HTML5 la mejor opción para el streaming de vídeo: Adaptive Bitrae, una técnica que permite que la calidad de la imagen se adapte a la conexión que está utilizando el usuario en cada momento; el códec VP9, que da una mayor resolución de vídeo reduciendo el ancho de banda necesario en un 35%; más opciones de encriptado; mejoras en la emisión de vídeos en directo y la opción de reproducir a pantalla completa.

Un abandono que empezó Steve Jobs

Este movimiento es un paso más hacia el fin del la tecnología Flash. El movimiento del servicio de vídeos en streaming sigue otros anteriores tomados por otros actores relevantes en la escena, como Netflix o Vimeo.

La era móvil es sobre dispositivos menos potentes, interfaces táctiles y estándares web abiertos, áreas todas donde Flash se queda corto

Pero el primer paso, al menos el primero significativo, no lo dio otro que Steve Jobs. En 2010, Apple dejaba la tecnología Flash fuera de sus dispositivos, alegando en una carta de su fundador que se trataba de un producto creado en la época del PC, quedándose corto en prestaciones para otro tipo de aparatos. “La era móvil es sobre dispositivos menos potentes, interfaces táctiles y estándares web abiertos, áreas todas donde Flash se queda corto”.

No se trataba, aseguró Jobs, de una decisión basada en cuestiones empresariales sino tecnológicas. Flash era un producto cerrado, propiedad de Adobe. Es cierto que Apple también era dueña absoluta de muchos de sus productos, pero su fundador defendía en aquella carta que todos los estándares web debían ser abiertos. “HTML5, el nuevo estándar web adoptado por Apple, Google y muchos otros, permite a los desarrolladores crear gráficos, tipografías, animaciones y transiciones sin depender de plugins de terceros”.

Igual que lo hizo Apple en ese momento, otros servicios han ido renunciando a utilizar este sistema (solo el 11,9% de las webs lo utilizaban en enero de este año según datos aportados por W3Techs y mencionados por Xataka). La propia Adobe redujo poco a poco el soporte para su producto, y en agosto de 2014 lanzaban Edge, una plataforma de animación basada en HTML5.

Aún quedan algunos servicios importantes, como Amazon o Flickr que se apoyan en parte en esta tecnología, pero la renuncia de YouTube es un duro golpe y puede ser el definitivo para la desaparición de una tecnología que nació con la promesa de hacer la web animada e interactiva y que hoy se ha visto sobrepasada por un entorno que necesita herramientas más ágiles y ligeras.

242 total views, 1 views today

Comentario

Comentarios

Shares